Masaje Infantil

Os vamos a contar los beneficios del masaje infantil, pero para ello debemos tener en cuenta los siguientes pasos;

Hacerlo cuando el bebé esté relajado, despierto, sin hambre ni sueño, en un ambiente tranquilo, sin ruidos estridentes y con una temperatura adecuada.

 Mi hora preferida es después del baño, ya que hemos calentado la habitación, el agua caliente relaja los músculos y hay que darle crema después de este, cosa que aprovecharemos para comenzar los masajes. Debemos utilizar una crema adecuada a su tiempo, a mi me gusta mucho el aceite de almendras (tener en cuenta las reacciones alérgicas), no hay que tener prisa, esto es muy importante y aunque el masaje no dura más de 10 min debe ser un momento de los dos, de papá o mamá y nuestro peque.

 No olvidemos que el masaje es un medio de comunicación entre los papás y el bebé.

Beneficios del masaje;

  • Estimula el sistema nervioso
  • Mejora el sistema respiratorio con el tecleteo (técnica de majase) que nos ayuda a despegar la mucosidad que se adhieren en las paredes de los pulmones.
  • Ayuda a mejorar las molestias ocasionadas por cólicos, gases y estreñimiento.
  • Mejora la digestión.
  • Nos ayuda a la estimulación, la comunicación no verbal y refuerza el apego entre quién lo realiza y lo recibe.
  • Es un momento único para que el bebé vaya conociendo su pequeño cuerpo, donde comienza y donde termina

Otra de las cosas que nos ayuda a nuestra relación con el bebé es hablarle mucho o cantarle mientras le masajeamos.

El masaje debe de ser un momento agradable, no forcéis la postura del vuestro bebé, si hay algún movimiento o masaje que no les guste no lo realicéis, con el tiempo se irá acostumbrando. Queremos beneficiar el estado de bienestar por eso es importante no forzar nada.

Los masajes los realizaremos con las palmas de nuestras manos, los movimientos se repetirán 3 o 4 veces en cada zona y comenzaremos por el pecho, los brazos, piernas, abdomen, espalda y finalmente la carita, este último no suele gustar mucho a los bebés, pero como ya hemos comentado anteriormente se irá adaptando poco a poco.

Los movimientos han de ser lentos como si el cuerpo de nuestro bebe fuese muy largo.

Para aprender los movimientos es mejor que busquéis a un profesional que os enseñe, una vez lo sepáis solo queda disfrutar de un momento precioso con vuestro peque!

¿Te interesa saber más sobre los masajes infantiles?